¿Que te gustaría ser cuando seas grande? Ésta es una pregunta recurrente que suelen hacerse a niños que noche a noche comienzan a imaginar un prometedor futuro. “Futbolista” debe ser el denominador común en cada respuesta.  Sin embargo, para hacer realidad ese deseo que tanto se  añora se deben cumplir una gran cantidad de sacrificios que muchos no están preparados ni dispuestos a cumplir. 

Santiago Hidalgo es uno de esos jóvenes que crecieron soñando con ser jugador profesional y para cumplirlo tuvo que prescindir de otros. Es por eso que con tan solo 14 años debió dejar su Santiago del Estero natal para integrar la novena división del Club Atlético Independiente. Y es la misma promesa roja que utilizando el mismo desparpajo con el que se mueve dentro del terreno de juego para realizar su carta de presentación.

“Hace dos años y medio que estoy en Buenos Aires entrenado en el club y ojalá sean muchos más“. Tras ser consultado por sus características futbolísticas: “Soy zurdo, sin embargo, no tengo inconvenientes de utilizar la pierna derecha cuando la requiero. 

“De los cinco partidos que jugamos, ganamos todos y el equipo está muy convencido de que podemos ser campeones. Hay que seguir trabajando con humildad, sin creérsela” remarca Santiago sin titubear.

A la hora de describirse sus palabras suenan firmes y contundentes: “Soy un jugador que no da ninguna pelota por perdida, entrego todo por los colores y voy a dar el máximo en cada partido que me toque jugar.  Mi modelo de jugador es Lewandowski, y si bien son dos tipos de características diferentes el Kun Agüero, me encanta” afirma el goleador. Como todo delantero, vive del gol, y en el último encuentro disputado frente a Banfield marcó su segunda anotación en el certamen: “El diez me da un pase aéreo y defino de volea junto al palo“, describe con alegría. 

Desde principio de año Santiago Hidalgo vive en la pensión del club, una de las áreas que mayor crecimiento tuvo desde la gestión Moyano y es el mismo joven que cuenta su adaptación: “Estoy muy contento, los chicos, el coordinador y todos los que trabajan acá  me han tratado diez puntos. Además estudio en la escuela del club, mi papá me dice que no deje de estudiar porque no tengo nada asegurado”, confiesa el santiagueño.

¿Qué te gustaría ser cuando seas grande? Cuantas veces habrá respondido Santiago a esa respuesta. Y para cumplir ese sueño ahí se encuentra él, con un sinfín de inquietudes que otorga la juventud, pero con la certeza y convicción de que dejará el alma para que ese deseo, se haga realidad.

Germán Candás

Nuestras Redes Sociales

FacebookTwitterYoutube