Un domingo 24 de noviembre en una tarde de mucho calor Independiente jugó contra Boca en la doble visera un partido decisivo en su objetivo de lograr el Torneo Apertura 2002. La punta del campeonato hasta ese momento era de Independiente, pero Boca había tenido una remontada importante en las últimas fechas y si ganaba lo podía alcanzar en el primer puesto.

El partido fue adverso hasta casi el final, Boca iba ganando 1 a 0 con gol de Barros Schellotto y desperdició varios contragolpes para ampliar la ventaja. Hasta que Milito agarró la lanza se fue para adelante le dio un pase a Rivas que envió un centro al área y fue ahí que apareció Pusineri con un cabezazo formidable para clavar el empate. El gol llegó cuando faltaban cinco minutos para terminar provocando el estallido de toda la hinchada de Independiente. El encuentro finalizo 1 a 1, Pusineri quedo dentro de la historia del club y se terminó de ganar el cariño de todos los hinchas.

Esa tarde calurosa Independiente se aseguró gran parte del campeonato, que luego definió ganándole a San Lorenzo 3 a 0 en el Nuevo Gasómetro. Hoy se cumplen 16 años de lo ocurrido en ese encuentro. El equipo del 2002 dejó un gran recuerdo por lo bien que jugaba y Pusineri era una pieza fundamental en la formación, por su carisma como mediocampista y su llegada constante al gol.

Más allá de que hace 16 años que Independiente no gana un torneo local, cuando llega esta fecha todos los hinchas de Independiente recuerdan el día que Pusineri con su cabeza enmudeció a todo Boca.

Sebastian Bermúdez

Nuestras Redes Sociales

FacebookTwitterYoutube