Un 9 de noviembre de 1994 Independiente obtuvo la Supercopa, ganándole en la final a Boca, este trofeo era el único faltaba a su abultada vitrina. Hoy se cumplen 24 años de aquel logro. El Rey de Copas se pudo tomar revancha de la final que había perdido contra Boca por la Supercopa de 1989.

El recorrido de Independiente en la Supercopa fue inolvidable, desplegando un muy buen nivel de juego. El primer rival al que enfrentó fue el Santos de Brasil, en la ida perdió 1 a 0, jugando con la cancha embarrada y una lluvia torrencial. Para la vuelta en Avellaneda Independiente se impuso con autoridad ganando 4 a 0, ya dando buenas señales para llegar a obtener el título.

Para seguir avanzando en la búsqueda del objetivo el siguiente rival fue el Gremio de Brasil. La ida la jugó en Porto Allegre , empatando 1 a 1 en un partido muy disputado que iba ganando 1 a 0 con gol de Rambert y en el que Gremio llegó al empate sobre la hora. Durante la vuelta en Avellaneda se clasificó a semifinales ganando 2 a 0, con goles del Palomo Usuriaga y Gustavo Lopez. El Palomo esa noche la rompió llevándose los aplausos, en conjunto con todos sus compañeros.

Las semifinales fueron más difíciles que las fases anteriores al enfrentarse a Cruzeiro. Cuando se disputó el partido de ida en Belo Horizonte Independiente  perdió 1 a 0 dejando algunas dudas. La vuelta fue totalmente distinta imponiéndose  por 4 a 0 y clasificando a la final para jugar contra Boca.

La final marcó la consagración definitiva de Rambert dentro del equipo, en la Bombonera, anotó el gol del empate cuando Independiente iba perdiendo 1 a 0. El gol para sellar la obtención del título también lo convirtió Rambert, cuando se ganó 1 a 0 en Avellaneda.

Esa tarde el estadio de Independiente estaba colmado, todos festejaron menos el público de Boca que ocupó  la tribuna visitante. Los festejos continuaron luego en la avenida Mitre donde está la sede. La formación de ese equipo dejo un hermoso recuerdo en todos los hinchas que llegaron a verlo. Desde la seguridad de Islas, la garra de la defensa tuvo como baluarte al Polaco Arzeno, en el medio se recuerda la voz de mando de Perico Perez y adelante el olfato goleador de Rambert.

Formación: Islas, Craviotto, Arzeno, Serrizuela, Rios, Perico Perez, Cagna, Garnero,  Lopez, Rambert y Usuriaga

Sebastian Bermúdez

Nuestras Redes Sociales

FacebookTwitterYoutube