Se cumplen 91 años de la inauguración de la "Doble Visera", el primer estadio de cemento de Sudamérica 

Las grandes obras las sueñan los genios locos, las ejecutan los luchadores natos, las disfrutan los felices cuerdos". Así, de esa manera, podríamos dar justa  dimensión de lo que fue la obra que realizaron a fines de la década del 20 un grupo de unos "pocos trasnochados delirantes" cómo habían sido catalogados Pedro Canaveri, Miguel Martinicorena, Carlos Ferrari y otros miembros de la Comisión Directiva del Club cuando soñaron con la construcción del primer estadio de cemento armado de Sudamérica, en unos terrenos comprados qué se denominaban El Pantano de Ohaco. Ese sueño se hizo realidad el 4 de marzo de 1928, ante 30.000 espectadores se inauguró oficialmente el Estadio de Alsina y Cordero en el Cuartel 1 de Avellaneda, con la presencia del Gob. Valentín Vergara, el Senador Fabián Onsari, el Ministro de Gobierno Dr. Siri y una gran comitiva del gobierno provincial.

Exactamente a las 16hs, el Gobernador Vergara dio el puntapié inicial al partido entre Independiente y Peñarol, que sería el primer partido en la nueva casa del "Rojo", dejando de esa manera, la antigua cancha de Crucesita, sita en Av. Mitre y Lacarra, con capacidad para 8.000 espectadores.El primer gol fue convertido por Raimundo Orsi a los 16' del primer tiempo. En el segundo tiempo, a los 11' Manuel Seoane convierte para el 2 a 0 parcial;  a los 39' Sangiovanni (e/c) y a los 42 Terevinto le dieron el empate en 2 goles por bando al equipo uruguayo. Durante la década del 30 se inauguran la tribuna visitante y otras más, "La Visera" crecía, y el equipo también, ya qué se corona Campeón en 1938 y 39. Sus gradas comienzan a ser testigo privilegiada de las actuaciones de las grandes glorias del Club: Manuel Seoane, Raimundo Orsi, en los comienzos de los 30;  Fernando Bello, Arsenio Erico, Antonio Sastre, De la Mata a fines de los 30 y principios de los 40; Micheli, Cecconato, Bonelli, Grillo y Cruz en los 50.

La década del 60, dónde hace su aparición "El Rey de Copas", "La Visera" se convierte en "La Doble Visera", ya que se construye la continuación de la primera que daría espalda a la calle Alsina, cómo también se agregan palcos, plateas y cabinas de radio. El 1 de febrero de 1964 se inaugura la iluminación, esa noche en un partido amistoso Independiente vence por 5 a 1 al último Campeón de América, el Santos de Pelé, con la estrella brasilera en cancha. Estaba remodelada, digna para recibir a una gran amiga, la Copa Libertadores del año 1964 y 1965, el "Rojo" se corona bicampeón. Luego llegan títulos Nacionales, en "La Doble Visera" juegan jugadores de la talla de Navarro, Acevedo, Santoro, Pavoni, Bernao, Mario Rodríguez, Savoy. Nacen los brazos en altos; se gritan los goles de Yazalde, Artime, Tarabini, Pastoriza, las atajadas de "Pepé", los cruces y goles del "Chivo". Se respira fútbol y se transpira en esas batallas épicas de las Libertades. 

En la década de los 70, en nuestra querida "Doble Visera",  la Copa Libertadores se queda a vivir 4 años seguidos, previa obtención de los torneos locales 70 y 71, el "Rojo" desde 1972 hasta 1975 las gana en forma consecutiva, sin antes no empujar al "Rojo" para qué le convierta 3 goles al Cruzeiro y llegar a jugar la final de 1975; en 1972 es espectadora del Ajax con Johan Cruyff y su fútbol total, cómo también de la noche del 10 de enero de 1979 cuándo se deleitó con una actuación única de Ricardo Bochini para que se festeje el título de Campeón del Torneo Nacional de 1978. Por su césped pasan Bochini, Bertoni. Galván metiendo y metiendo, el "Zurdo" López y "Pancho" Sa, Alzamendi y los goles de Outes. 

Ya en los 80 llega el "Pato" Pastoriza cómo DT para darle un fútbol lujoso, para que se enamore de Goyén; Clausen, Villaverde, Trossero y Enrique; Giusti, Marangoni, Bochini, Burruchaga; Percudani y Barberón; y con ellos, luego de disfrutar, un 22 de diciembre de 1983 ganarle por 2 a 0 al clásico rival y salir campeón, volver a encontrarse unos meses después con su vieja amiga por séptima vez, cuando Independiente le gana la final a Gremio de Porto Alegre. Ese equipo gana la segunda Intercontinental en Japón ante Liverpool. Siguen los títulos, en el 89 con Solari, siguen pasando jugadores cómo Franco Navarro, Alfaro Moreno, Insúa, Monzón, Delgado, Ríos, un arquero cómo Luis Islas. Esa "Doble Visera" que se puso triste cómo todos nosotros el 19 de diciembre de 1991 en el partido homenaje a Ricardo Bochini, quién le regaló 20 años de magia, y se veía que algo se iba perdiendo, qué debía disfrutar lo que el futuro le regalaba pero qué sus años le pasaba factura. Pudo disfrutar en 1994 de la mano de Gustavo López, Daniel Garnero, Perico Pérez, Sebastián Rambert y el "Palomo" Usuriaga, para que Independiente de la vuelta olímpica ante Huracán con un fútbol de alto vuelo.

Poco tiempo después, otra vuelta en casa por la Supercopa del mismo año y "Pascualito" aterriza el "avioncito" en su césped sagrado y le gana la final a Boca. Al año, llega Romario, Savio y compañía para jugar la primera final de la misma Copa y se va a Río de Janeiro 2 goles abajo, y otro título para el "Rojo" de la mano del "Zurdo” López. Las atajadas de Mondragón, la solvencia de Serrizuela, Rotchen, la inteligencia de Burruchaga y los goles de Mazzoni y Domizzi. Sabe que no le quedaba mucha vida útil, pero le quedaba ver el último título nacional en el 2002 de la mano del "Tolo" Gallego, es galardonada por actuaciones qué rozaban la perfección, con intérpretes cómo Gabriel Milito, "Rolfi" Montenegro, "Pocho" Insúa, los goles del "Cuqui" Silvera y Pusineri qué le dio esa tarde calurosa de diciembre un cabezazo para la última gran alegría qué hizo vibrar hasta sus viejos cimientos. Sólo le quedó tiempo para qué Sergio Agüero la acaricie gambeteando a Diego Crosa una y mil veces. El 8 de diciembre del 2006, fue su adiós, casi 80 años después, guardándose los mejores momentos de la historia de nuestro club, sin lugar a dudas, acunando la gloria misma.

 

Roberto Annocaro

Nuestras Redes Sociales

FacebookTwitterYoutube