Los ocho escalones

(Olé) - Albertengo metió un doblete y llegó a su octavo gol en amistosos. Sigue subiendo en la consideración de Holan.

 

Es cierto que el nivel de intensidad de los amistosos es muy inferior al ritmo de un partido oficial: la fricción es mínima, la vehemencia con la que los protagonistas van a marcar es menor ya que cuidan las piernas, muchas jugadas se desencadenan con el freno de mano puesto. Todos esos son atenuantes que no pueden quedar exentos de cualquier análisis. Lucas Albertengo marcó por duplicado, estiró su racha goleadora y ya lleva ocho conquistas en los últimos cinco amistosos que disputó. Un promedio digno de un delantero de elite, aunque no se puede dejar de tener en cuenta el contexto ni la talla de los rivales, que en los papeles están varios escalones por debajo de Independiente.

En la mañana gris de Avellaneda, recibió un preciso pase en profundidad de Alvarez, quedó mano a mano con el arquero y definió con clase para el 1-1 en el duelo de los suplentes frente a Chacarita. Apenas 15 minutos después, tras una buena jugada colectiva que elaboraron Martínez y Denis, Benítez recibió recostado sobre la banda, metió un pelotazo rasante y el ex Rafaela la empujó entrando por el segundo palo. Por supuesto que, contemplando la coyuntura, sería un error sentenciar que el punta ya llegó su techo. De hecho, Holan lo puso en el equipo suplente ya que sabe que aún le falta para estar al 100% de su potencial. Pero el delantero transita el último tramo de su puesta a punto. Y viene arrojando señales positivas en los últimos encuentros preparatorios.

Se lo ve más rápido y menos endeble que en el comienzo de la pretemporada. Pero lo más importante es que se advierte que los efectos residuales de los temores que suelen sembrar las lesiones ya son parte del pasado. El Rojo incorporó tres futbolistas, pero tiene cuatro refuerzos.

Fuente: Diario OLÉ