Cábala post Rojo

(Olé) - Los últimos técnicos que dejaron Independiente tuvieron muy buenas campañas: De Felippe fue campeón en Emelec, Almirón dio tres vueltas con Lanús y Pellegrino llegó a la final de la Copa del Rey con Alavés.

 

Seguramente es sólo una casualidad, no por eso deja de llamar la atención: los tres últimos entrenadores que dejaron Independiente realizaron muy buenas campañas y en dos de los casos fueron campeones. Se trata de Omar de Felippe, quien dejó el cargo en 2014, Jorge Almirón, quien renunció tras perder 1 a 0 ante Racing el 24 de mayo de 2015, y Mauricio Pellegrino, quien dirigió en la temporada 15/16.

Olé te cuenta caso por caso.

Omar De Felippe 

 

Omar ganó el ascenso con Independiente.


Agarró Independiente en la peor época de su historia: en la B Nacional, en 2013, y tras el mal arranque a cargo de Miguel Angel Brindisi. Sin el libro de pases, consiguió enderezar el equipo, rescartarlo de una crisis anímica y deportiva y, tras un tropezón en el final del torneo, consiguió el ascenso al superar 2 a 0 a Huracán en un desempate. Al poco tiempo hubo cambio dirigencial: Hugo Moyano fue electo presidente al ganar por amplio margen las elecciones del club y Omar debió marcharse. En 2015 fue contratado por Emelec, uno de los equipos grandes de Ecuador pero no el más popular, que es Barcelona. No era fácil: reemplazó a Gustavo Quinteros, argentino con muy buena relación con los hinchas porque había ganado el título de 2014 y por eso había sido convocado para la selección de ese país. Sin embargo, aunque le cuestionaron que armó un equipo con menor potencial ofensivo, supo llevar adelante la situación y ganó el título de Primera División a fin de ese año. Su título en los Electricos fue el primero en la categoría top como entrenador. Hoy dirige a Vélez.

 Jorge Almirón

 

Almirón en Independiente: no llegó a completar un año.

Hincha confeso de Independiente, eso no le alcanzó para ganarse el apoyo de la generalidad de los hinchas. Varias veces los Moyano (Hugo y Pablo) debieron salir a defenderlo públicamente. El equipo tenía velocidad y una actitud ofensiva, aunque también fragilidad defensiva y muchas veces quedaba muy expuesto ante la pérdida de la pelota. Ganó su primer clásico, 2 a 1 a Racing, eso le dio crédito entre la gente, aunque después se diluyó con derrotas importantes (4 a 1 ante River, 4 a 0 contra Belgrano y 3 a 1 con Boca). Además, su equipo a punto estuvo de quedar eliminado de la Copa Argentina por Alianza Moldes, un club amateur del Interior de la provincia de Córdoba. Tras su dimisión en Independiente, estuvo seis meses desocupado hasta que a principios del 2016 lo contrató Lanús. El Granate ganó su grupo en el torneo de Primera División 2016 y luego se consagró campeón al golear 4 a 0 a San Lorenzo en la cancha de River. Fue una amplia demostración de superioridad por la que el equipo recibió muchos y merecidos elogios, además de cotizar a varios jugadores como Miguel Almirón, transferido al Atlanta United; Gustavo Gómez, que fue al Milan;, Junior Benítez, vendido al Benfica, y Víctor Ayala, que se marchó a Arabia Saudita. La buena prestación de Jorge continuó con dos Supercopas, una ante Racing en el Cilindro y la última frente a River en el estadio Ciudad de La Plata. Sobre su paso por el Rojo, comentó: "No me arrepiento de nada de lo que hice". Aunque admitió que la presión de la gente fue demasiado para él.

 

Mauricio Pellegrino

 

Mauricio dirigió al Rojo en la temporada 15/16.

Longaniza le cambió el estilo al Rojo: menos acelerado aunque un poco más equilibrado que el de Almirón. Tuvo un muy buen arranque, con 13 partidos invicto en Primera División. Además, eliminó a Arsenal de la Copa Sudamericana. Aunque luego perdió efectividad, sostuvo en exceso la titularidad de Diego Rodríguez en el arco y, pese a que sólo perdió seis de 38 partidos entre torneo local e internacional, la dirigencia decidió no renovarle su contrato. También pesó en su contra la eliminación en la Sudamericana ante Independiente Santa Fe. ¿Cuál es su actualidad? Dirige al Alavés, uno de los equipos más chicos de España, al punto que sólo tuvo suma once temporadas en Primera. El entrenador no sólo tiene al Albiazul lejos de la zona del descenso (14 puntos de distancia tras 20 fechas), sino que fundamentalmente clasificó a los de Vitoria a la final de la Copa del Rey, algo que está muy por encima de las expectativas iniciales de los seguidores. No la tendrá fácil: el rival será el Barcelona (27/5). Aunque hay un antecedente a favor: ya le ganó en el Camp Nou por la Liga (2 a 1 el 10 de septiembre).

Precisamente, Pellegrino recordó este viernes su etapa en Independiente. "Fue una linda experiencia. Por el contexto y las obligaciones a todos se les hace difícil dirigir al equipo. Es más probable que hoy a un técnico le vaya mejor en Lanús que en Independiente, por el camino que hicieron", declaró en Closs Continental.

Reflexiones al margen, vale una pregunta: a Gabriel Milito, entrenador con más espalda que los anteriores con los hinchas, no tuvo un buen paso por el Rojo: apenas duró un semestre y se fue a fines del último año. ¿Seguirá en su próximo equipo la efectividad de sus colegas?

Fuente: Diario OLÉ